» VARIOS

El gobierno transitorio sostuvo que fue «una conspiración»

La Paz, 08 de abril 2021 (radiolider97.bo).- Acorralado por el escándalo por la compra irregular de  respiradores, el gobierno de transición argumentó que fue “una conspiración”. Casi un año después, con el MAS nuevamente en el poder, suman las exautoridades imputadas. 

En medio de la pandemia, a mediados del 2020, Bolivia vivía también un conflicto político. El Movimiento Al Socialismo (MAS) se había convertido en la nueva oposición al dejar el poder después de 14 años, y el gobierno de transición señalaba al partido de Evo Morales como el responsable de las irregularidades cometidas en la adquisición de respiradores.

En el escándalo en medio de la crisis sanitaria, el 25 de junio de 2020, el entonces ministro de Gobierno, Arturo Murillo, dijo en conferencia de prensa que el caso de los 170 respiradores españoles “no fue corrupción, sino una conspiración del MAS”. 

Su teoría se basaba en conversaciones telefónicas realizadas entre Fernando Valenzuela, funcionario del Ministerio de Salud ligado al Movimiento Al Socialismo (MAS) y Fernando Humérez, empresario que también era afín ese partido político. Entonces ambos estaban detenidos, pero iban a beneficiarse después con detención domiciliaria.

 La defensa de los implicados sostiene, sin embargo, que dicha acusación fue un intento de “lavarse las manos” de parte de las ahora exautoridades.

La Policía aseguró entonces que, según su investigación, Valenzuela se había comunicado varias veces con altos dirigentes del MAS como el expresidente Evo Morales; el líder cocalero y actual presidente del Senado, Andrónico Rodríguez; el vicepresidente de este partido en Cochabamba, Orlando Zurita Rojas; la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, e incluso con la ministra de Salud en la gestión de Evo, Gabriela Montaño. 

 

Se expuso también una conversación entre Valenzuela y el hermano de la exministra Montaño, Carlos Montaño. Ese chat de WhatsApp dice:  

Rodrigo Montaño: Hermano tenemos un huevo de cosas que hablar, pero esencialmente hablemos por lo menos de dos. ¿A qué hora puedes? Hablemos porfa. Por si acaso, uno de ellos es personal, así que cuando puedas tírame un mensajito cuando puedas hablar, hermano.

Valenzuela: Hermano, estoy jodido. Han intervenido mis teléfonos. Tienen sospechas jodidas que sigo ayudando y en contacto con ustedes. El otro día tuve una reunión con Murillo que me amenazó con cárcel. 

Rodrigo Montaño: Y… sabíamos que podía pasar. No sé cómo es tu situación, pero creo que hay que organizar las alternativas de salida.

 “Saquen ustedes sus propias conclusiones. Nosotros trabajaremos para que exista trasparencia en nuestro pueblo. Más que corrupción, es una conspiración”, sostuvo entonces Murillo, actualmente lejos del país y requerido por la justicia.

 Consultado para este reportaje, el abogado de Fernando Humérez, Marcelo Rollano, cuestionó que se hayan establecido conspiraciones con base en llamadas telefónicas. Explicó que su cliente sí se contactó con Evo Morales, pero sólo para “preguntar cómo se encontraba y nada de asuntos internos”.

Después de la detención de los primeros funcionarios por el caso, la entonces presidenta Jeanine Añez manifestó que se sentía “indignada” ante los posibles actos de corrupción en la compra de 170 respiradores y prometió una investigación del caso hasta castigar a los responsables, “caiga quien caiga”.

 

“Cómo es posible que alguien intente robarle a los bolivianos en pleno sacrificio como el que estamos viviendo. Quiero comprometerme ante ustedes a tres cosas: a trabajar para que cada centavo que hubieran robado, sea devuelto; me comprometo a impulsar todo el peso de la ley contra los que hayan cometido corrupción. He instruido que la investigación de este tema llegue hasta el fondo caiga quien caiga”, anunció la mandataria en un mensaje el 19 de junio.

Semanas después, instruyó una auditoria a la   Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Agemed) que centraliza las compras estatales en la pandemia,

 No obstante, no se conocen los resultados de esa auditoría y tampoco hay resoluciones judiciales sobre los responsables de las irregularidades no sólo en la compra de los ventiladores españoles, sino también en la de los respiradores chinos.

 Los principales acusados por el primer caso se mantienen en detención domiciliaria tras permanecer meses detenidos.

      Imputan   a exministra  Roca y van por   Mostajo por el caso Respiradores chinos  

 En febrero pasado la justicia imputó a  Eidy Roca, ministra de Salud  del gobierno transitorio por la compra irregular de 324 respiradores chinos. Se busca también la imputación del exembajador para Ciencia y Tecnología, Mohammed Mostajo, por ese mismo caso.

 

“Está imputada la exministra  Roca. Resulta que en este caso se ha comprado 324 respiradores, cuando en realidad eran ventiladores de origen chino. Hay un estimado de daño económico al Estado que oscila  en más de  seis millones de dólares”, informó la actual viceministra de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción, Susana Ríos.

La exautoridad, en su defensa, explicó que no participó en la contratación de los respiradores chinos. Ese proceso -recalcó- corresponde a abril de 2020 y ella asumió como ministra de Salud en mayo.

“En todo momento mi participación fue profesional y técnica, no tuve ni tengo compromiso partidario. En el proceso de contratación no fui parte, me tocó distribuir, eso sí, los equipos según las necesidades que nos planteaba la pandemia”, declaró Roca a Página Siete cuando se formalizó su imputación. 

 

La viceministra de Transparencia sostuvo que en el caso Respiradores II está también involucrado Mohammed Mostajo, quien fue embajador para la Ciencia y Tecnología durante el gobierno transitorio. Dijo que se busca su imputación.

Hace un año, Mostajo  anunció la llegada de los 170 respiradores españoles y posteriormente fue  incluido en las investigaciones por supuesto sobreprecio e irregularidades en esa adquisición.

 En junio, Mostajo dejó el país con destino a Estados Unidos. Desde allá, rechazó las acusaciones y dijo que trabajó ad honorem durante la pandemia.

 

La titular de Transparencia Institucional  adelantó también que se impulsarán las investigaciones de los casos de Respiradores I y II.

 

Fuente: Página Siete

Publicado el 08/04/2021

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK