» VARIOS

Consternación mundial por matanza en Nueva Zelanda que se transmitió por Facebook

La Paz, 15 de marzo (www.radiolíder97.bo) .- Un "extremista” equipado con armas semiautomáticas cometió una matanza hoy en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, con el saldo de 49 fieles muertos y decenas de heridos. La primera ministra, Jacinda Ardern, que habló de de uno de los "días más oscuros" de este país del Pacífico Sur, calificó el atentado de "terrorista" y subrayó que se trata del peor ataque contra musulmanes en un país occidental.

El supuesto autor, un australiano de 28 años, fue detenido y acusado de asesinatos. El atentando suscitó una cascada de condenas en todo el mundo, desde el papa Francisco hasta la reina Isabel II, pasando por el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El asaltante difundió en directo en las redes sociales las imágenes de sus ataques, donde se le ve pasar de víctima en víctima, disparando contra los heridos cuando intentaban huir.

Debe comparecer el sábado ante el tribunal del distrito de Christchurch. Otros dos hombres están detenidos, aunque se desconoce que se les achaca.

Antes de pasar a la acción, el hombre, que se presenta como un blanco de clase obrera con pocos recursos, publicó en Twitter un manifiesto racista de 74 páginas titulado "El gran reemplazo", en alusión a una teoría originada en Francia y que va ganando terreno entre los círculos de la ultraderecha según la cual los "pueblos europeos" son "reemplazados" por poblaciones no europeas inmigrantes.

 

El documento detalla dos años de radicalización y preparativos. Afirma que los momentos claves de su radicalización fueron el fracaso de la dirigente ultraderechista Marine Le Pen en las elecciones francesas de 2017 y la muerte de la pequeña Ebba Åkerlund de 11 años en un atentado con camión en abril de 2017 en Estocolmo.

Las cuentas en Twitter, Instagram y Facebook donde fue publicado el video, las fotos y el manifiesto fueron desactivadas.

"Está claro que esto sólo se puede describir como un ataque terrorista (...) Por lo que sabemos parece que estaba bien planeado", dijo Ardern.

Desde Sídney, el primer ministro australiano, Scott Morrison, describió al autor como un "terrorista extremista de derecha, violento".

Las dos mezquitas atacadas fueron la de de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, donde murieron 41 personas, según la policía, y la de Linwood, en las afueras, donde siete personas perdieron la vida. Otra víctima, de la que no está claro en que mezquita estaba, sucumbió a sus heridas en el hospital. Entre las víctimas mortales figuran mujeres y niños.

Unos 50 heridos por bala estaban hospitalizados. Según la primera ministra, una veintena estaban graves.

 

"Cubiertas de sangre"

En una de las mezquitas, un palestino que no quiso ser identificado dijo que vio cómo un hombre era abatido de un disparo en la cabeza.

"Escuché tres disparos rápidos y después de unos diez segundos todo comenzó de nuevo. Debe haber sido un arma automática porque nadie puede apretar el gatillo tan rápidamente", dijo el hombre a la AFP.

Según su testimonio, "las personas comenzaron a correr. Algunas estaban cubiertas de sangre".

Las imágenes del video difundido son "extremadamente angustiosas", advirtió la policía neozelandesa. Las autoridades advirtieron que compartir la grabación en las redes sociales podría acarrear penas de hasta 10 años de cárcel.

Este video publicado en Facebook Live, realizado con una cámara colocada supuestamente en el cuerpo del autor, muestra a un hombre blanco con pelo corto yendo en coche hasta la mezquita Masjid al Noor de Christchurch. Luego entra en el edificio y empieza a disparar, pasando de sala en sala.

 

Además de este video, del que la AFP ha podido comprobar su autenticidad pero que no publicará, fueron difundidas en las redes sociales fotos relacionadas con el atacante en las que se ven armas semiautomáticas con inscripciones de nombres de personajes de la historia militar, entre ellos numerosos europeos que lucharon contra los otomanos en los siglos XV y XVI.

Esta tragedia conmocionó a Nueva Zelanda, un país de cinco millones de habitantes, y donde solo el 1% de la población se dice musulmana. En este país, que se enorgullece de ser un lugar apacible y acogedor, se registran unos 50 asesinatos por año.

Las fuerzas de seguridad, que bloquearon el centro de la ciudad durante unas horas, pidieron a todos los fieles evitar las mezquitas "en toda Nueva Zelanda". El nivel de alerta pasó de "bajo" a "elevado".

El equipo completo de críquet de Bangladés, un deporte muy popular en este país, iba a entrar en una de las mezquitas cuando empezó el ataque, pero ninguno de los jugadores, que tenían que enfrentarse a la selección de Nueva Zelanda, resultó herido.

"Están sanos y salvos, pero en estado de shock. Pedimos al equipo que se quedaran confinados en su hotel", declaró a la AFP un portavoz.

 

Los tiroteos son raros en Nueva Zelanda, un país que en 1992 restringió la legislación para tener acceso a armas semiautomáticas tras una matanza de 13 personas en la ciudad de Aramoana, en la Isla Sur.

La consternación es mundial

El papa expresa su solidaridad

El papa Francisco se declaró hoy "muy entristecido" por los "insensatos actos de violencia" contra dos mezquitas en Nueva Zelanda, y expresó su "solidaridad" con la comunidad musulmana del país.

"El papa Francisco está muy entristecido al tomar conocimiento de la existencia de heridos y muertos causados por actos de insensata violencia contra dos mezquitas en Christchurch, y expresa a todos los neozelandeses, y en particular a la comunidad musulmana, su sincera solidaridad frente a estos ataques" según un telegrama firmado por el número dos del Vaticano, cardenal Pietro Parolin.

Erdogan: "Ejemplo de racismo e islamofobia"

"Condeno firmemente el atentado terrorista cometido contra musulmanes que estaban rezando en Nueva Zelanda y maldigo a los que lo cometieron", declaró el presidente turco, Recep Tayyip Ergodan, en un comunicado en Twitter en el que estimó que este ataque es "un nuevo ejemplo del aumento del racismo y la islamofobia".

Primera ministra noruega: Recuerdo "doloroso"

La primera ministra noruega, Erna Solberg, pidió luchar contra "todas las formas de extremismo" tras el ataque en Nueva Zelanda que recuerda según ella los atentados perpetrados en 2011 por el extremista noruego Anders Behring Breivik.

Isabel II:  "Profundamente entristecida"

La reina Isabel II de Inglaterra, que es también jefe de Estado de Nueva Zelanda, se declaró "profundamente" entristecida por los ataques. "En este momento trágico, mis pensamientos y oraciones están con todos los neozelandeses", dijo en un comunicado.

Trump: "Horrible masacre"

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó una "horrible masacre" los ataques. "49 inocentes han muerto sin sentido, con muchos más heridos de gravedad. Estados Unidos respalda a Nueva Zelanda en todo lo que podamos hacer", tuiteó Trump.

Putin: Que los autores "sean castigados"

"Espero que todos los que están implicados en este crimen sean castigados", declaró el presidente ruso Vladimir Putin en un telegrama enviado a la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, según el Kremlin.

Imán de Al Azhar: Combatir "el racismo"

"Estos ataques terroristas contra dos lugares de oración deben incitarnos a no ser tolerantes con las corrientes y los grupos racistas que cometen este tipo de acciones abyectas", declaró en un comunicado el gran imán de Al Azhar, la principal institución del islam sunita

Macron:  Actuar "contra el terrorismo"

"Todos nuestros recuerdos para las víctimas de crímenes odiosos contra las mezquitas (...) Francia se erige contra cualquier forma de extremismo y actúa junto a sus socios contra el terrorismo en el mundo", reaccionó el presidente francés Emmanuel Macron en Twitter.

Merkel: Asesinados por "el odio racista"

"Comparto el duelo de los neozelandeses con sus ciudadanos atacados y asesinados por el odio racista cuando rezaban pacíficamente en sus mezquitas", declaró la canciller alemana, Angela Merkel, en un tuit publicado por su portavoz.

Presidente de Israel: "Acto depravado y despreciable"

"Asesinar gente que reza, en su lugar más sagrado, es un acto depravado y despreciable. Para la gente de todas las religiones y de los que no tienen, se cruzó una línea roja", escribió en Twitter el presidente israelí, Reuven Rivlin.

Abas: Ataque "espantoso"

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, condenó el ataque calificándolo como "espantoso" y como un "acto criminal atroz".

Italia: "Condena absoluta a los infames asesinos"

 

"Condena absoluta a los infames asesinos, oración para las víctimas inocentes, compasión por todos los que dicen que 'siempre es la culpa de Salvini'", reaccionó el ministro de Interior italiano y líder de la Liga (partido de extrema derecha), Matteo Salvini.

FUENTE : PÁGINA SIETE 

Publicado el 15/03/2019

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK